El Departamento Administrativo Nacional de Estadística (DANE) ha publicado en su portal los resultados de su estudio del sector de la construcción en el último trimestre del año. Por eso nos hemos propuesto aquí hacer eco de algunos de esos números que pueden ser interesantes con miras a lo que se espera para el año siguiente en esta materia.

Entre las noticias positivas está el repunte del índice de precios de vivienda nueva, cifra que resulta saludable para los empresarios ya que muestra no solo un incremento trimestral sino anual con respecto a las cifras con las que cerró el año 2017. En efecto, el resultado final del año anterior mostró un aumento del 6,59% mientras este año termina con un porcentaje de 7.59. Sin embargo, el sector espera las reacciones que tendrá en el mercado la decisión de la cartera de Hacienda de suspender los subsidios para la compra de vivienda nueva. Se espera que el sector financiero entre a suplir esta necesidad del comprador con una interesante propuesta crediticia que estimule el crecimiento de las adquisiciones de inmuebles.

 

(/camacol)

 

Sobre este punto, las cifras de las entidades bancarias revelan que en el último trimestre se desembolsaron créditos por un total de 1.950.496 millones de pesos. Aunque este valor aumentó con respecto al 2017, la reducción con respecto al trimestre anterior de este año es notable, ya que entre julio y septiembre se entregaron 3.063.166 millones de pesos para la compra de vivienda. Como ya es habitual en el mercado colombiano, la mayor parte de estos créditos son para la adquisición de vivienda nueva que correspondió a 1.066.000 millones de pesos, mientras que para vivienda usada se dieron 885.000 millones.

 

Es importante destacar que del total de superficie censada para construcción de vivienda en el país, el 23.7% pertenece a vivienda de interés social, mientras el 76.3% restante, no. El total de dicha superficie asciende a casi 27 millones de metros cuadrados de los cuales se están usando cerca de 18 millones para adelantar obras de construcción. A su vez, de esos casi 18 millones de metros cuadrados, un total de 16.9 millones son para apartamentos y 1.7 millones son para casas. El resto de la superficie está dividida entre las obras paralizadas (5.3 millones) y las obras culminadas (3.7 Millones).

 

En relación con el índice de costos de construcción de vivienda, el Departamento afirmó que se registró una disminución frente a lo observado en este mismo campo en noviembre de 2017. Y se puede decir que, en general, el sector ha mostrado ese mismo comportamiento durante todo el 2018, ya que, mientras el total del año pasado llego al 4.55%, este año cierra con un 2.58% de incremento. Esta es una noticia positiva para los constructores porque se perciben números que pueden facilitar una reactivación del sector. La baja en el precio de varios insumos ha sido determinante para esta estadística. Por ejemplo, la reducción en el costo de la tubería PVC (-1.10%), o de los sanitarios (-1.05%). Aunque no todos los materiales han tenido el mismo comportamiento en sus precios: El alquiler de andamios, los aditivos y las tejas, por el contrario, han experimentado leves alzas. Se espera que esta tendencia a la baja –o al menos a la fluctuación mínima– se mantenga durante el primer semestre de 2019.

 

Con respecto a uno de los principales insumos de construcción, el cemento gris, el DANE presentó las cifras de octubre. Cabe anotar que este indicador se mide de manera mensual. Básicamente hay dos aspectos que se miden en este campo: la producción de cemento y los despachos a nivel nacional que se muestran específicamente por canal de distribución. En ambos criterios el resultado fue positivo para el país. Con respecto al 2017, Colombia produjo un 2.4% más y distribuyó un 5.2% más también. Es decir, se fabricaron 1.107,1 toneladas y se despacharon 1082,9. Sin embargo, en el acumulado general se percibe una disminución leve en la distribución con respecto al mismo periodo enero-octubre de 2017.

 

(/camacol)

 

El indicador de valoración predial también es una cifra que permite determinar de alguna forma las características de nuestro mercado. Es una cifra que muestra las variaciones en los precios de las construcciones habitacionales del país. Para obtener este número se toman como muestra 22 ciudades capitales de departamento, sin tener en cuenta a Bogotá. Este consolidado se publica al año siguiente, por lo que en esta ocasión el DANE presentó las cifras de 2017. El promedio general del año muestra un porcentaje del 5.21%, lo que significa una disminución leve del indicador frente a 2016 (5.48%). Las ciudades que presentaron una variación por encima de este promedio fueron Cúcuta, que pasó de un 5.71% a un 7.22%; y Popayán, de 6.08% a 7.10%. Por otro lado, las ciudades que tuvieron un indicador de precios por debajo fueron Montería con 3.43%, frente al 8.61% que tenía el año pasado; y Neiva que pasó del 6.00% al 3.13%.

 

Con el panorama que proporcionan estas cifras, es posible prever que el 2019 puede ser un buen año para el campo de la construcción. Esperemos que las medidas del gobierno contribuyan a incentivar el rendimiento y, por lo tanto, las utilidades de los demás actores que intervienen en el sector.